SISTEMAS DE ENTIBACIÓN

Sistemas para asegurar el terreno en trabajos bajo cota cero

Trabajamos con los sistemas de Entibación más avanzados del mundo: te ayudamos a seleccionar el sistema más adecuado para maximizar la eficiencia y la seguridad en tu obra.

¿Necesitas asesoramiento?

Contacta con nuestros especialistas y obtén soluciones para tu proyecto.

Contáctanos

Los sistemas que proponemos se dividen en dos familias: sistemas de descenso directo y sistemas de descenso progresivo.

Sistemas de Entibación por «Descenso Directo»

Este sistema es aplicable en suelos cohesivos, sin edificaciones ni tráfico cercano. Se define como suelo cohesivo aquel en el que no aparecen grietas, roturas o desprendimientos en el tiempo que transcurre entre el comienzo de la excavación y la introducción del sistema de entibación en la zanja abierta.

La entibación se coloca directamente en el fondo de zanja y cuando la profundidad de la zanja es mayor que la altura del cortante, debe montarse el conjunto de cortante más sobrepuesto, fuera de la zanja, y después de unirlo con los teleros y bulones correspondientes e introducirlo directamente.

La longitud de la excavación debe ser la misma que la de la entibación. El espacio entre la entibación y las paredes de la zanja se debe rellenar y compactar; el canto superior de la entibación debe sobresalir por lo menos 5cm.

Para este tipo de trabajos, Iguazuri cuenta con dos sistemas: La entibación ligera de aluminio, para zanjas de hasta 2,40 m de profundidad y la entibación ligera de acero, para profundidades de hasta 3 m.

Sistemas por ‘Descenso Progresivo’

Introducción en suelos no cohesivos, presionando alternando ambas caras de la entibación.

Colocación del cajón cortante: Excavación previa máxima de 1,25 m. y de longitud igual a un campo de entibación. Al hacer la excavación previa debe tenerse en cuenta el tipo de suelo y las prescripciones de seguridad. Colocar las cadenas en los nervios y suspender el cajón con sus codales sobre la excavación previa debidamente alineada y posteriormente, presionar.

El espacio entre la entibación y las paredes de la zanja debe rellenarse y compactarse. En esta fase no se puede entrar en la zanja. Debe excavarse por escalones de 0,50 m. alternando la presión en ambas caras. Cuanto más pequeña es la presión y el avance de cada cara, mejor para el proceso de entibación. No superar los 0,50 m para que la articulación no gire de +-8º. Se debe seguir este proceso hasta alcanzar la profundidad máxima.

Colocación del cajón sobrepuesto: Cuando la profundidad lo requiera, debe emplearse un cajón sobrepuesto. Se monta sobre el cajón cortante y se une a este con los teleros y los bulones. Se sigue de la misma manera alternando la presión sobre las planchas de entibación. El canto superior de la entibación debe sobresalir 5 cm de la cota cero.